Opinion

Visitantes VIP

Vistas: 29
Telesur

En tan solo dos semanas, los yucatecos vimos desfilar por el estado a prominentes líderes de tres diferentes partidos políticos. Un ex Presidente de México, futuros coordinadores legislativos, un ex candidato presidencial, una Senadora y dos dirigentes nacionales.

A primera vista, pudiera parecer que la visita de estos personajes tenía un objetivo obvio: respaldar a sus respectivos candidatos. Sin embargo, el contexto en el que cada partido llega a la recta final de las campañas nos puede ayudar a ver más allá.

Los panistas, por ejemplo, recibieron las visitas por separado de Felipe Calderón, Jorge Romero, Xóchitl Gálvez y Ricardo Anaya, quienes acudieron a varios eventos de campaña haciendo un llamado a la cohesión de las corrientes del PAN.

Pero su presencia también sirvió para que dos campañas locales mostraran músculo hacia el interior y presumieran a sus contactos, pues las visitas de Calderón y Romero fueron gestionadas por Cecilia Patrón, mientras que las de Xóchitl Gálvez y Ricardo Anaya fueron patrocinadas por la campaña de Renán Barrera.

Por otra parte, en Morena recibieron la visita de Mario Delgado, quien busca reparar la relación entre el partido y su militancia, pues a pesar del respaldo nacional a sus candidatos, no dejan de haber reclamos de parte de militantes autodenominados como “fundadores”, quienes no reconocen como propios a quienes aparecerán en la boleta.

Por último, en el PRI recibieron la visita de su presidente nacional, Alejandro Moreno Cárdenas, quien realizó una caminata multitudinaria en Umán y sostuvo después un evento con la estructura partidista en la Casa del Pueblo, la sede estatal del priismo.

Que Alito se haya reunido con la estructura no es cosa menor, pues se trata del ejército que se encargará de la movilización del voto durante la Jornada Electoral, por lo que su presencia en la entidad fue prácticamente un pase de lista disciplinario.

Y es que, durante los meses pasados, mucho se dijo sobre la posibilidad de que esa estructura se fuera con Morena o con Movimiento Ciudadano. De modo que el evento en la Casa del Pueblo no fue tanto un convivio sino, más bien, una advertencia de que el 6 de junio no permitirán que se repita lo ocurrido en 2018, cuando esa misma estructura dejó pasar el voto cruzado que les quitó la gubernatura.

Comparte
Comentarios: 0

Tu dirección de correo no será pública. Los campos requeridos están marcados con *